viernes, 29 de mayo de 2009

DISCLAIMER 30.05.09

Es difícil aceptar cuando las expectativas no se cumplen. Es feo no cumplir con las expectativas de otro, por supuesto, pero para cualquier egocentrico como yo es mucho más feo cuando te das cuenta de que el mundo no gira alrrededor tuyo. Te cae como el orto.

Hablemos del despecho. No del despecho como sentimiento, sino del despecho como acción. De ese momento en el cual no pensas mucho y sos incapaz de ver a la otra persona como es, como si misma, sino que se vuelve sólo un espacio para volcar todas tus frustraciones y sueños rotos. Cuando conoces a alguien y te olvidas. Por dolor acumulado, miedo y demasiado egocentrismo, elegís "ponerte a vos primero"; frase que en realidad es solamente un vano intento de esconder una discapacidad, momentánea, pero discapacidad al fin. Cuando no somos capaces de construir algo con alguien, sólo esperamos que lo perfecto caiga del cielo y, ademas, nos persiga.

Hay gente a la que eso le encanta. Querer "curar" a otra persona. Sentir que ofrecen todo ese cariño que al otro le faltó. Y otros se dejan abrazar. Se dejan querer y se aferran a algo que en realidad no quieren, porque lo necesitan.

Pero las cosas no funcionan así. Eventualmente las heridas cierran, los malos momentos quedan guardaditos en una cajita y de nuevo nos sentimos fuertes para salir a buscar lo que realmente queremos. Porque el amor no se conforma, y lo que nos hace bien per se no nos alcanza. Queremos más, maripositas e histeria, seducción y, porque no, un poco de dolorcito. Algo que se sienta real y solamente nuestro.

Llegado ese momento, alguien que se queda atras. Alguien que sigue teniendo mucho cariño para ofrecer y que se autoimpuso necesidades ajenas para construir algo. Algo que nunca debería haber sido construido porque era obvio que tarde o temprano se iba a caer. Porque cuando uno no quiere dos no pueden. Son momentos injustos, surgidos del exceso de egoismo, de la necesidad de aferrarnos a algo, lo que sea.

Por todo eso, hoy te digo que no. Porque no voy a llegar a esa situación. Porque no quiero conocerte más si es obvio que no remamos para el mismo lado. Porque la que tiene todas las de perder soy yo. Porque no me importa lo que digas si lo que haces es exactamente lo contrario. Porque no quiero que me comparen, ni cumplir expectativas, ni celos cualquiera.

4 comentarios: